SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS

Cultura & Espectaculo Jueves 23 de agosto de 2007 
“AVA ÑE ’E”
Con críticas a la Constituyente presentan libro sobre guaraní
Gavino Casco, quien lleva años investigando la lengua guaraní, presentó en la noche del martes su libro “Ava ñe’e”. En dicha presentación no perdió la ocasión de fustigar a los convencionales constituyentes por haber tenido la posibilidad de elevar al guaraní al “rango constitucional y darle la espalda”. Además destacó que “la nueva Constitución no dice una palabra sobre la lengua materna de muchos correntinos”.

Otros títulos
Dos poemas del premiado poeta correntino Franco Rivero, para libre descarga de los pasajeros
Teatro Cervantes: 109.776 espectadores en 2018
Presentarán “Descansar en paz”, la novela de Martín Baintrub
Festival de percusión y música latina “Dale Tambor”
San Miguel de Tucumán premió al escritor Fabián Yausaz
Bella Vista lanzó su Carnaval 2019
Ironizó: “Parece que los constituyentes no fueron correntinos”.

El autor del libro, Gavino Casco, es abogado y perteneció al Movimiento de Sacerdotes para el tercer Mundo. En la noche del jueves, en la facultad de Derecho presentó su ensayo sobre la estructura gramatical del guaraní: “Ava ñe’e”.

En la presentación, Casco señaló que la realización del libro – su primer trabajo en guaraní - es el “fruto de años de reflexión y estudio”. Además, agregó que está preparando otra obra, complemento de este libro, “que va a contener normas fonéticas del guaraní, historia de la lengua y la cultura de los guaraníes, con cuentos y leyendas de la mitología de los mismos en “ava ñe’?”, como libro de consulta y lectura en las escuelas”.

El autor del libro realizó algunas consideraciones sobre la situación del guaraní en la provincia y el papel que esta obra. “Está de moda hablar de guaraní y ya se ha lanzado oficialmente el plan de implementación del guaraní en los niveles de enseñanza” – apuntó – “pero muchos creen – entre los que se cuentan e inscriben funcionarios y estudiosos de la lengua – que el guaraní, en nuestra provincia, está ahí al alcance, como un objeto accesible a cualquier interesado”. Aunque aseveró que “esto no es así, ni es tan simple la situación.”

Explicó que lenguas como el castellano, el inglés o el portugués, “además de estar en el habla cotidiana de determinadas comunidades, se lo encuentra en las ondas radiales o televisivas, en la prensa, en los libros, en grabaciones y hasta en CD”, como así también – añadió – “posee una comunidad que las habla y una autoridad académica que admite o rechaza: vela por su perfeccionamiento, conservación y pureza como puede hacerla la Real Academia de la Lengua Española”.

Indicó que estas lenguas “están ahí con sus leyes, sus formas, su riqueza, y también sus limitaciones, como objeto accesible y controlado al alcance de quienes quieran conocerlas y hablarlas con mayor perfección”.

Sin embargo estableció que esta situación no se da con el guaraní, y explicó cuatro puntos:
1) “La comunidad que la habló y quienes aún la hablan – en su versión correntina que guste o no es distinta del guaraní paraguayo -. Nuestro guaraní correntino por haber sido abandonado, perseguido y vilipendiado, fue el hablado y vivido en las Misiones Jesuíticas y luego por aquellos que lanza en ristra –junto a Andresito Guacurari, Ignacio Mbaibé ,Vicente Tiraparé, Blas Uré, Cayre, Abiaró y otros - defendieron nuestras fronteras contra la ambición voraz del Imperio Lusitano y el Español, el centralismo porteño y las invasiones oportunistas de Asunción”.

Gavino Casco destacó que “los guaraníes – rememorando su antiguo “tekoa” - una nación sin estado -y luego con sus cabildos durante la colonia –con los antecedentes comuneros – murieron en las montoneras con la ilusión de ser independientes”, y sentenció: “Esa era la comunidad que hablaba y expresaba su coraje en las batallas en guaraní al grito de “Jajereraha kuaha katu,añamemby”, seguido de un fuerte saspukái”,

Al analizar los acontecimientos históricos explicó: “Así Chagas dos Santos – cuando afirmó que sólo era cuestión de “llegar ver y vencer”, al arrasar los pueblos orientales de las Misiones, pero como ellos mismos reconocieron luego, sólo debieron conformarse con”llegar, ver y volver” ante la feroz resistencia guaranítica que salvó a los pueblos occidentales del río Uruguay, como La Cruz, Alvear, Santo Tomé y Yapeyú”.

Pero también los guaraníes fueron vencidos por los portugueses, en manos de quienes quedaron los pueblos de las Misiones Orientales como San Borja, San Nicolás y otros.

Fue así – señaló Casco – que “los guaraníes se dispersaron y poblaron nuestro territorio correntino, especialmente la parte norte y oeste del Iberá (Yvera), a la que en mi gramática lo identifico como zona noroccidental, donde se habla aún en mayor escala el “Ava ñe’?”.

2) “Historia”: Casco explicó que “otra característica de nuestro guaraní es el de ser ágrafo, es decir carente de grafía, de signos convencionales representativos de su amplia gama de fonemas, carece de una determinada comunidad que lo habla y carece de bibliografía en su estado actual correntino”.

Asimismo, el autor no dejó pasar la oportunidad para arremeter contra los constituyentes, de quienes dijo: “Tuvieron en la reciente Convención Constituyente, la posibilidad de elevarlo a rango constitucional y le dieron la espalda, nada dijeron”.

Señaló que el guaraní actualmente se reduce a “vastas zonas rurales y suburbios de las grandes ciudades como Corrientes, Rosario y el Gran Buenos Aires”.

“Desde mediados del siglo XIX y durante el siglo XX asistimos a un despertar en el aprecio y el estudio serio y metódico científico del guaraní en nuestra provincia”, destacó Casco, para luego agregar que “junto a la lista de antropólogos como León Kadogan, Nimuendajú, Moisés Bertoni, Branislava Susnik,y otros en lo que respecta al Paraguay, también desfilan nombres en Corrientes como Tiburcio Alfredo Martínez, Saturnino Muniagurria, Wenceslao Domíguez, Juan de Bianchetti y otros más recientes, que han contribuido a salir poco a poco del olvido al guaraní y cuya culminación ha sido la sanción de la ley provincial Nº 5598/04”.

3) “Estado actual”: el investigador recordó el Congreso Internacional del Guaraní realizado en 2004 y el proyecto y sanción de la Ley 5598/04 y su promulgación por parte del Poder Ejecutivo.

La citada ley establece el “guaraní como idioma oficial alternativo de la Provincia de Corrientes”, en cambio, enfatizó, “la nueva Constitución a la que acabamos de traducir al guaraní junto al doctor Silvio M.Liuzzi no dice una palabra sobre la lengua materna de muchos correntinos” e ironizó: “Parece que los constituyentes no fueron correntinos”.

Luego el autor se dedicó a analizar la ley y señaló que “entre los fundamentos se expresó que la lengua vernácula de la provincia de Corrientes es el guaraní”. Asimismo recordó que en el segundo encuentro de Escritores Correntinos y Valencianos realizado en la ciudad de Valencia en Octubre del 2000 se aprobó por unanimidad solicitar a las autoridades provinciales la oficialización de la lengua Guaraní, su protección y promoción, del mismo modo que Valencia lo hiciera con el idioma valenciano”.

También, el investigador resaltó la importancia de que otras provincias del nordeste “tomen el mismo sendero”.

4) “Trabajo a realizar hacia el pasado y hacia el futuro”: “El desafío está:”Jaha rei katu hese”, dijo Casco, “es cuestión de tomar el guante y para contrarrestarlo aceptar el reto que hoy nos presenta el fenómeno de la globalización el cual pretende borrar todo lo genuino de nuestros pueblos”.

Señaló que no se debe trabajar sobre el pasado del guaraní, y abogó por la publicación de vocabularios, referidos a palabras guaraníes, así como cuentos y leyendas guaraníes.

Además, el investigador alertó sobre “el peligro de importar del Paraguay profesores que no poseen la idiosincrasia ni la manera de hablar de los correntinos. Adoptar esa modalidad sólo contribuirá a una mayor confusión”.

También destacó la importancia de realizar un trabajo simultáneo hacia el futuro, a fin de no quedarse con “con un guaraní muerto, cadavérico e inmóvil que lo hablaron nada más que nuestros antepasados”, y recalcó que “hay que respetar ciertos valores ya codificados que son inamovibles entre los guaraníes –hablantes actuales-“. Además insistió en que “sentarse en un gabinete y crear palabras desde allí me parece que no es el camino adecuado y sólo va a cosechar confusión desinteligencia e , incomprensión”.

Para finalizar, reiteró que “hay que saber guaraní y castellano, y esto se llama bilingüismo, fin al que aspiramos para nuestras futuras generaciones –sean o no guaraní hablantes – y que lleguen a manejarlo con perfección. Los hechos sociales se producen espontáneamente, son irreversibles y nadie debe, ni tiene el derecho a ahogarlo, sino que tiene el deber de respetarlo, y así debe ser nuestra actitud actual ante el desafío que se nos presenta”.