SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS

Cultura & Espectaculo Martes 09 de marzo de 2019 
#NUESTROS ESCRITORES SUSLIBROS
Evelín Bochle, la poeta que se mueve en un universo “como en un vestido caliente”
Este sábado 9 de marzo inciamos en momarandu.com una ronda, que esperamos sea extensa, de lectura.Publicaremos periódicamente textos de escritores del Nea y del Noa, además, podremos escuchar esos textos en la voz del periodista y poeta Víctor Sánchez Hernández. Hoy traemos a la poeta correntina Evelín Bochle: solo deseamos que disfruten de esta rueda que ya comienza a rodar

Otros títulos
Orquesta Sinfónica de la Provincia realiza audiciones para violinistas
Nuevos Sonidos del Guarán: Tajy presenta “Canciones como Semillas”
Se prepara la X edición de la Feria Provincial del Libro
Luis Niveiro: arte contemporáneo, coleccionismo y cultura para el desarrollo
“Buenos días tristeza”, en la Mariño
Hecho en Corrientes se se mostró en Edison y Costanera

Lectura de los poemas de Evelín a cargo de Víctor Sánchez Hernández

TEXTOS DE SU PRIMER LIBRO “COMO UN VESTIDO CALIENTE” – para comprar su libro o contactarse con la autora, escribir mensaje privado a su FacebooK. Eve Lin-
1 -
En medio de las delicias del desayuno internacional cinco estrellas sobre una bandeja brillante, ubicado entre las demás frutas, está el mango. Tardo un punto en reconocerlo, tan prolijamente cortado y presentado. Tomo dos rodajas y recién cuando las llevo a la boca puedo asociarlo con el jugo espeso que engullía en el patio calcinado de la casa de la abuela.

Recogíamos los mangos del suelo, elegíamos los más pintones, los más gorditos. Chorreando almíbar, leche y tierra. Sin lavarlos, le mordíamos la punta y escupíamos el pedacito de cáscara. Los chupábamos hasta el hartazgo, hasta que se nos hinchaba la panza. Mis primos los abrían, les comían las fibras, dejaban el carozo blanco pelado.

Ahora, desde un platito reluciente lo alzo hasta la boca con un tenedor frío. Me da gracia y largo una carcajada. Natalia me mira desconcertada. Me río del mango, le digo. Ella levanta las cejas, vuelve a su café sin hacerme caso.

Me resulta artificial la escena. Me falta la leche del culito del mango que te saca granos si no te lavás enseguida.

2 -
Queridos míos
Si de vez en vez me encuentran un poco lenta
Un tanto rígida
Torpe para entender algunas cuestiones
Será porque ando todavía conmigo a cuestas
Y a cuestas de mí
Llevo todavía un montón de cosas
Demasiado provista
Muy cargada
Pesada
Voy

Dificultoso el paso
Me detengo
Quizá porque el camino duele
Quizá
Para mimar las cosas que llevo conmigo
Ellas sufren cuando yo camino
Al compás de mi trote
Gimen
Se gastan mientras ando
A veces
Se descomponen
Por eso también llevo las otras cosas
Para reparar las que se rompen

Las tengo aquí
Colgadas de las orejas
Enredadas en el cabello
Encaramadas a mi espalda rozándome la nuca
Metidas en mi casa
Esparcidas por el patio
Acomodadas al lado izquierdo de mi cama

Cada vez que salgo al mundo parezco un caracol

Me llevo la habitación encima
Con todos sus adornos
Sus agrados
Me complace tener las cosas
Las pienso
Sé que también soy propiedad de ellas

Sin embargo
Las quiero
El deseo apremia fregándome las manos

Aunque para conseguirlas
Me encierre en la cárcel de todos los días
Desplace los pies por senderos calientes
Y sea un trajín difícil
Operación macabra
Transacción peligrosa
En la que soy la dueña
Y a la vez
Me vuelvo
Cosa.

3 –
Ese juego de las muñecas rusas siempre me fascinó
Ése
En el que se meten
Una adentro de la otra
O bien podría decirse
En el que salen
Una de la otra

De niña
Contemplaba sus boquitas primorosamente pintadas
Las formas redondeadas de sus cuerpos de madera
Las flores de los vestidos

Me resultaban preciosas

Era magnífico ver
Cómo
De una en una
Desparecían y se acomodaban en el vientre de la siguiente

Me maravillaba
Participar de esa magia
Guardarlas
Sacarlas otra vez
Acomodarlas de menor a mayor o de mayor a menor

El caso es
Cuando una crece
Y deja de jugar

Las pequeñas figuras
Quedan de adorno sobre algún antiquísimo mueble de la sala o del comedor

Una pasa a su lado
Unas cuantas veces al día
Las mira

Sin embargo
No se decide a rescatarlas
De adentro de la otra
Y de la otra
Y de la
Otra.

4 –
Llevo el cuerpo

Lo levanto
Le abro los ojos
Le pongo entre los dientes un bocado de algo
Me lo cargo encima
Lo enjua
go
Lo visto Le pongo rubor perfume un broche en el cabello
Cepillo su sonrisa
Delineo sus ojos
Me lo pongo

A veces
Las vísceras pesan
Los órganos espumosos se inflaman y duelen
Los fluidos se espesan se detienen

Pobre bodoque inerte
Se pone tenso
Difícil de dirigir
Pero el tiempo cae sobre el mundo como un cuchillo oxidado
Gargantas lejanas gritan
Me llaman
Siempre alguno me reclama el cuerpo
Acudo
Me lo llevo a cuestas
Como un vestido caliente

Así lo llevo

Lo transporto

Lo traslado
Lo arrastro

A todas partes lo llevo
A veces
Yo también voy.

LA AUTORA
Evelín Bochle nació en Empedrado en 1979. Es Profesora de Lengua y Literatura, Licenciada en Letras y Profesora de Nivel Superior.

Escribe textos narrativos y poemas; algunos de los cuales fueron publicados en antologías y revistas de la región. Desde el 2010 comparte la lectura de sus textos en eventos literarios y artísticos de la zona. Como un vestido caliente es su primer libro, editado por Semánticas del Desequilibrio en abril de 2018. Actualmente trabaja en su segundo libro.

La docente y crítica Maia Eirin ha escrito del primer libro de Evelín, Como un vestido caliente: “Leer a Evelín Bochle es una experiencia intensa. Dueña de una escritura sin rodeos ni apariencias, sus voces poéticas se dirigen directo a los fantasmas. Puestas en el brete, se ven en dificultades, se magullan, colapsan… pero no retroceden. Permanecen en ese espacio de inseguridad y desde allí exploran, con honestidad, una palabra nueva.

En este libro en particular se habla desde una esencia que produce un movimiento desde un universo poético. Así, encabalgado. (…) El espacio se dimensiona. Aparecen los objetos y la modernidad con todos sus fantasmas: el encierro, el individualismo, la cosificación, el consumo. Esta vez el atuendo es peligroso e incómodo.

El cuerpo se vuelve extraño y difícil. Se lo percibe cosificado, fragmentado. Esos que somos, aislados y llenos de filos.

Ingresar por los bordes, licuarlos, dialogar y volverse ´barro´, universal e indiferenciado, aun cuando ´se arrastra vestido y calzado´; volverse nacimiento autogestivo, reconocer lo femenino desde lo femenino, son algunas de las propuestas de Como un vestido caliente”.