SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS

Cultura & Espectaculo Sábado 12 de enero de 2019 
29° FIESTA NACIONAL DEL CHAMAMÉ 15° DEL MERCOSUR

El arte chamamecero vence a los malos pronósticos y eleva su canto al cielo
Con asientos llenos de público joven, contra todo pronóstico y en plena celebración, este viernes 11 de enero el Anfiteatro Mario del Tránsito Cocomarola abrió en la 29° edición de la Fiesta Nacional del Chamamé 14° del Mercosur sus puertas a centenares de cantores, bailarines y músicos del litoral sudamericano para continuidad de las tradiciones folclóricas y confluencia de lenguajes nuevos en el arte chamamecero.


Notas relacionadas
Avelino y Nini “dejaron una obra musical que es el reflejo de su alma...”
Pilarcita, 2019 con quinto trabajo discográfico en estudios desde abril
Lucas Romero: “Si bien estamos en una transición musical, el chamamé es nuestra esencia cultural”
¡Gracias Gustavo Miqueri!: “¡A vos hermano querido!”
“Uno toca como camina, creo yo”, dice el bandoneonista y acordeonista Diego Gutierrez
100 mil personas dijeron presente en la Fiesta Nacional y del Mercosur del Chamamé
Marcelo Rojas: Corrientes “es uno de los mejores escenarios de Sudamérica”
Güenaga: “Nosotros somos así... arriba y abajo del escenario”
Ismael Echagüe: “Para nosotros el chamamé significa humanidad”
A tres décadas de Zitto Segovia, su canto estremece el alma y la sangre en la voz de su hijo
Ofelia Leiva: “Espero de los jóven­es, todo lo que hici­mos nosotros, los gr­andes”
El Chamamé “es una herramienta poderosa”
Lombardi: Se espera un inventario para avanzar hacia Unesco y proteger el chamamé
Más de diez mil personas hacen vibrar, luego de dos días en suspenso, el Anfiteatro Cocomarola
“El Chamamé es esenc­ia, esencia de aquel­lo que nos hace vivi­r”
Zini: “Sacar lo mejor del pueblo para devolverlo en un canto al pueblo”
Corrientes insistirá en UNESCO para que el Chamamé sea declarado Patrimonio de la Humanidad
Otros títulos
“Instantáneas” exposición de fotografías de Victoria Bonczok
Jorge Alarcón presenta su primer libro de poemas “Inhabitable”
Circuito Universitario de Música Independiente en el CCU
Prestigiosos narradores regionales darán conferencia inaugural en la Feria Provincial del libro
Desopilante comedia italiana en La Mariño
Play Semana de Videoarte
A un paso de cumplir tres décadas de encuentro, los chamameceros más destacados de las provincias argentinas, brasileras y paraguayas en el litoral sudamericano se reúnen en Corrientes desde este viernes hasta el domingo 20 de enero para compartir en el escenario del Anfiteatro Mario del Tránsito Cocomarola las virtudes de este arte folclórico en camino a convertirse patrimonio de la humanidad.

Sin temor por los malos pronósticos del clima, que esta semana advierten más de 500 milímetros de lluvia en siete días por la fusión de frentes fríos y cálidos en los cielos del centro y del norte argentinos, la voz de la nación chamamecera eleva al cielo su canto una vez más sobre el escenario Osvaldo Sosa Cordero, y su baile toma sus costados, su descanso y sus calles salientes internas y externas hasta convertirse un solo pálpito en las veredas del predio.

Vuelve a oírse el sapucay, vuelve a crear un remolino de viento el floreo, vuelven a verse el zapateo y el escobilleo, el paso cagüi y la mirada de los enamorados, vuelven a alzarse los brazos junto a los carteles y a las banderas de las ciudades y de pueblos de los que provienen los chamameceros reunidos bajo el Sosa Cordero, vuelven a tomar su fuerza de las bendiciones que brotan del paisaje del estero, del río, del lenguaje originario, del pueblo auténtico, de la humanidad que este arte folclórico eleva en la progresión de sus instrumentos.

Reviva la primera noche del Festival

¡Y todo ello a los pies de la virgen morena! La Virgen María cubierta con una fina mantilla, envuelva de blanco y celeste, protege y bendice al Anfiteatro entero. Llega hasta el escenario a caballo escoltada por soldados excombatientes, y eleva la fe desde los primeros hasta los últimos intérpretes.

Y la fiesta comienza. Detrás del escenario, se oye el murmullo del ballet y entran y salen los músicos y los cantores.

Los periodistas se reúnen en grupos y aparecen las primeras personalidades artísticas y políticas.

La primera noche fue de Nostalgias Mburucuyanas, de Lucas David Romero, de Silvina Escalante, de Julián Zini y Neike Chamigo, del Dúo Medina-Maciel, de Hugo Flores, de Oscar Macías y Grupo Curupí, de Goya, de Santiago "Bocha" Sheridan, de Mauricio Brito y Humberto Yule, de Brasil, de Los Alfonso de Paraguay, de César Frette Trío de San Roque, de Aníbal Maldonado, de Grupo de Buena Fe, de Ricardo Dimotta de Entre Ríos, de Santhyago Ríos de Buenos Aires, de Fabián Ballario y su Conjunto de Santa Fe, y de Eduardo Romero y su Conjunto.

En el transcurso también se rindió homenaje al sobrio y sofisticado Avelino -Nini- Flores, al querido Carlos Cosarinsky, al inolvidable poeta custodio de la esencia chamamecera Juan Carlos Jensen, al entrañable artista y gestor Jesús Pucheta, al formidable guitarrista, cantante, autor y compositor Octavio Osuna, al poeta y letrista Pedro Ranalletti, y al cantor don Tomás Barrios, fundador de “Los Hermanos Barrios”.

El Ballet Oficial de Apertura fue el Ballet Divino Niño. Pero el Sosa Cordero también tuvo la suerte de dar sustento al Chamamé para el Mundo "Argentum" Cuadro Litoral , una joya preciosa de danza en ballet a la que ha dado vida este arte folclórico para revelar a los líderes del mundo en la Cumbre del G20, que en 2018 tomó por sede a Buenos Aires, la virtuosidad y la elegancia en la cultura chamamecera.

CHAMAMÉ DE LA HUMANIDAD

En 2019, Corrientes, cuna del Chamamé, ha decidido volver a sus fundamentos y concentrase en el cambio de generación que hoy encuentra a compositores e interpretes chamameceros en el preludio del trigésimo aniversario de esta Fiesta ante una oportunidad como de las que sólo ha habido tres en cien años, aproximadamente cada cuarenta, tras la generación del 12, del 60, y al finalizar el siglo pasado.

Para ello ha decidido bautizar a su Fiesta Nacional "Chamamé de la Humanidad", y con ello enaltecer a sus costumbres para presentarlas al mundo y compartir con él las formas de su cultura y los votos tradicionales y autóctonos en la esencia del pueblo en el litoral sudamericano.

Esta inspiración se funde en la imagen sencilla de un niño que abraza con ternura un acordeón bajo el atardecer en un estero, un cuadro que acompaña al público desde el ingreso al Anfiteatro hasta el escenario Sosa Cordero.

El chamamé, en la humildad de su origen, vuelve a reflejar un pesebre musical habitado por un paisaje de casi cinco siglos de composiciones hilvanadas por la gracia del arte tradicional con sus formas folclóricas sobre ritos antiguos del pueblo guaraní y las costumbres más notables de la colonia americana que dieron vida a la nación chamamecera en el litoral.

REAFIRMACIÓN DE LA IDENTIDAD CHAMAMECERA

Esta vez, son protagonistas de su canto, el amor por la tierra y su soberanía, el pueblo, el terruño, el futuro, el hermano, el amigo, en honor al cielo y con profundo agradecimiento a las fuerzas que permiten la vida y que perduran su arte. También lo son en distinto tono el buen vivir, el asiento de los fogones, la tierra sin mal, el conquistador, los lenguajes originarios, el alma y sus refugios, el fantasma de la codicia, la memoria de las matanzas y de la dispersión de los pueblos de la antigua misión jesuítica, el genocidio del Paraguay, las ordenanzas del Libertador Don José de San Martín y los valores cristianos, en una formidable reafirmación de la naturaleza, de la cultura, y de la patria grande. En todo ello, canción tras canción se sumerge el ñandereko y la identidad del chamamecero se revitaliza para salir nuevamente a la carga.