SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS

Cultura & Espectaculo Lunes 10 de setiembre de 2018 
Cultura de Corrientes
( Por Alejandro Boovino Maciel).Corrientes tiene el curioso detalle de ser una de las provincias más antiguas de Argentina, y el dudoso valor de ser una de las más atrasadas en cuanto a las cifras econométricas, sociales y muy especialmente, culturales.


Otros títulos
Llega una nueva edición de la “Noche de los Museos”
Un Gauchito Gil se estrena en India
“Santito”, un filme sobre religiosidad popular correntina
El Mississippi se une al Paraná para celebrar “Blues en el Río”
Juntos el cubano Clodoaldo Parada y Maximiliano Maglianese
“La Barca sin Pescador” en el Teatro Vera
Fijar los valores culturales casi exclusivamente en la tradición (el chamamé, el gauchito Gil, la Virgencita y el sapukai) nos hace un poco diferentes, es verdad, nos hace particulares dentro del conjunto social argentino, también es verdad, pero al mismo tiempo nos deja fijados en un recorte de la realidad inamovible. El pasado, lo sabemos, no se puede tocar. Si cambiamos un milímetro de esa tradición, la anulamos al mismo tiempo. Entonces esa famosa tradición nos fija un límite fuera del cual dejamos de ser auténticos y nos convertimos en otra cosa. En santiagueños, por ejemplo.

Se comprende que todo esto suena absurdo. En este hipercomunicado siglo XXI los países que van a la delantera son aquellos que han sido capaces (Japón, China) de establecer un verdadero intercambio entre el pasado que respetan y el futuro que desean sin que uno ni otro entren en choque ni estallidos.

Nuestras fuerzas sociales correntinas están adocenadas, ningún manual de autoayuda puede despertarnos de esta interminable siesta correntina. Creo modestamente que la educación (y su anexo, la cultura) es nuestra única salvación posible. Pero ahí de nuevo detecto algunos problemas: la conducción política en cultura ha sido nefastamente conservadora en los últimos 30 años. Todo se resuelve en un festival de chamamé (que no está mal) y pocas iniciativas más. Del gobierno, ya perdí las esperanzas hace tiempo. El radicalismo guaraní ha sido históricamente opaco, ¿por qué esperaría que se volvieran iluminados súbitamente? No. No lo espero ni en sueños ni en pesadillas.

Pero hay un territorio dentro de la provincia que siempre fue prometedor: la UNNE.

Si la UNNE tomara la delantera podría -por ejemplo- estudiar a fondo el estado de analfabetismo estructural y funcional de la provincia, hacer un censo fiable de todos los recursos socio culturales existentes.

Crear una Escuela de Escritores como parte de la Extensión universitaria. La experiencia se hizo en Paraguay recientemente, con buenos resultados. Le vendría muy bien a la provincia y la región que se profesionalizara el oficio del escritor/a aunque más no fuere por dos o tres promociones.

Contando con un buen caudal de intelectuales que conozcan todos los recursos del oficio, que manejen bien los instrumentos básicos, cabe esperar que esos mismos actores empiecen a desentrañar los mecanismos maliciosos que llevaron a Corrientes a esa larga espera de la siesta eterna en la que parece dormida.