SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS

Cultura & Espectaculo Domingo 26 de junio de 2011 
EL GRITO DEL SILENCIO

Ambaí: Un disparo de absurdo en el Vera
Entre amor y temor, pasión y refugio, el grupo Ambaí de teatro celebró un año nuevo y consagración en el escenario mayor de Corrientes con un retrato de su trayectoria y dramaturgia onírica extremados en un disparo de absurdo interpretado para un público variado que colmó de aplausos la sala baja ante representaciones sutiles del ser en conflicto y el destajo de la vida.


Otros títulos
“Instantáneas” exposición de fotografías de Victoria Bonczok
Jorge Alarcón presenta su primer libro de poemas “Inhabitable”
Circuito Universitario de Música Independiente en el CCU
Prestigiosos narradores regionales darán conferencia inaugural en la Feria Provincial del libro
Desopilante comedia italiana en La Mariño
Play Semana de Videoarte
Ni el frío de tarde otoño que caía sobre la capital ni la imponencia de la sala tradicional amainaron la desventura de trasgredir la soledad infinita del “dos-caras” que vive tras las ventanas por no saber de la posibilidad de comprender como amar sin amarse.

Aunque no es la primera vez que este grupo se pone en cuestión al límite del ser como lo hiciera el autor existencial por excelencia.

¿Qué le sugiere un grito en el silencio?, preguntaba este diario en la antesala.
Para señalar la poesía menos pensada: quizá fuera lo que uno mismo no se sabe bien decir o lo que es mejor hacer antes que esperar que otro lo haga, contestaba una actriz encerrada en su retórica de ocaso frente a un difícil estreno de género con ingreso extravagante.

Las piezas desmembradas de un muñeco, los giros de una pelota que repica, señales contrapuestas al sin sentido intermitente, un afuera interno, una mirada de ojos prudentes, un soga que estrangula pies, el desafío de la obra, la maravilla del salto, la otredad en el vacío.

O como dijera el pensador racionalista abstracto, hipostasiado ante el absurdo en la realidad y su sustento en el escándalo entre el objeto y el sujeto: Cuando la ilógica y la censura coinciden en el surrealismo de la palabra, lo que nos llega es la parte infeliz de la verdad.

Es que en tiempos en los que la intervención humana trata de convencerse de haber superado las propias fuerzas de la naturaleza sólo para constituirse en un peligro para el equilibrio innumerable, el arte en Ambaí nos devuelve a la locura que por siglos habitó la esperanza de un cambio.

Bastó una introducción articulada por tres personajes “performáticos”, lo moderno de circo, lo clásico glótico, endurecido, incompleto y lo trascendental de luto, tras una máscara de caricatura tallada en rojo que caminó por un laberinto de imágenes.

Acordes de fuelle francés acomparon un ingreso pasivo a la reminiscencia que deja la angustia en su necesidad de apelar a la intimidad del recuerdo para fundamentar que el hombre sólo pudo en su despliegue de capacidad vivir sin cortes la verdadera libertad.

Pero cual fuera el tono, la gravedad de una bala que en la sombra sonó para separar los cuerpos de los actores ante una brecha de impunidad disparó calibre grueso de realidad: morimos a cada instante y por desgracia.

Hay quienes asesinan y no dan la cara/
el rico da la orden y el pobre la dispara/
no se necesitan balas para probar un punto/
es lógico, no se puede hablar con un difunto/
el dialogo destruye cualquier situación macabra/
antes de usar balas disparo con palabras/ (1)
Aleaciones de metal para sembrar el odio entre los hombres.

En 2002 la Boeing (EE.UU.) vendió armas por 20 mil 500 millones en dólares, la Lockheed Martin (idem*) 18 mil 900 millones, la Northrop Grumman (*) 17 mil 800 milllnes, la Raytheon(*) 15 mil300 millones, la BAE (Reino Unido) otros 14 mil millones. Hace tres años cada segundo se gastó 35.120 euros en armamento equivalente a 3.034 millones/día, 1.107.550 millones/año. (2). Desde 1998 el consumo de armas aumento 50%. Según Unicef las necesidades de todas las personas en la Tierra se podrían satisfacer con el 10% del gasto militar.

En la sala.

HOMBRE 1:_ ¡Basta! (con desesperación) Lo siento a usted hasta en los huesos, su silencio me grita en la oreja… Podrá cocerse la boca, podrá cortarse la lengua pero eso no le impediría que exista.
HOMBRE 2:_ Se levanta y se sienta en el suelo, apoyando la espalda a la silla, sin darle el frente a 1
HOMBRE 1: Es inútil que se esconda. Esta en todas partes, en mi cuerpo…, en mi ropa, en mi cama, en cada sonido manchado que escucho.

HOMBRE 2:_ ¿Me tiene miedo? con sarcasmo(3)

Bastaría con el 25% del gasto anual en armamentos de Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania y el Japón para erradicar la pobreza del mundo. Ficha Técnica
Hombre 1: José María Gómez Samela.
Hombre 2: Fernando Martinez.
Iluminación Montse Zanini.
Sonido: Danilo Zuliani.
Dirección: José María Gómez Samela.
Dramaturgia: Fernando Martinez (1)- Calle 13- La bala.
(2)- El Instituto Internacional de Estocolmo de Investigación para la Paz (Stockholm International Peace Research Institute, SIPRI)
(3)- El grito en el Silencio- Fernando Martinez.