SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS

Cultura & Espectaculo Jueves 25 de mayo de 2011 
CHARLY GARCIA EN CORRIENTES

Chau, say no more
“Espero que no pase de nuevo tanto tiempo antes de volver a Corrientes”, dijo el músico. Cuando realmente se despidió, extendió los brazos y se fue como “volando”. “Chau, say no more”, dijo.


Otros títulos
“Instantáneas” exposición de fotografías de Victoria Bonczok
Jorge Alarcón presenta su primer libro de poemas “Inhabitable”
Circuito Universitario de Música Independiente en el CCU
Prestigiosos narradores regionales darán conferencia inaugural en la Feria Provincial del libro
Desopilante comedia italiana en La Mariño
Play Semana de Videoarte
Antes había pronunciado "ni chorros, ni bengalas" a modo de elogio al público y a la seguridad con que transcurrió su histórico recital en Corrientes. Mientras miles de personas se dieron cita en el anfiteatro Mario del Tránsito Cocomarola, fue visible también el operativo de seguridad desplegado por los organizadores y también por la policía. Fue llamativo que en los ingresos, a todos los que asistieron les fue requerido su encendedor.

Las entradas más vendidas fueron las populares, y en segundo lugar las preferenciales bien cerca del escenario. En el medio quedaron los fanáticos del ídolo del Rock que, por momentos, amenazaban con desbordar las vallas de seguridad para tratar de acercarse más.

Con banderas y ovaciones, los seguidores de Charly festejaron cada chiste y cantaron todas su canciones, las de siempre y las más nuevas.

Según indicaron fuentes de seguridad, además del personal privado destinado por los organizadores, fueron afectados al operativo cerca de 200 efectivos policiales. También fueron visibles ambulancias, un generador de emergencia provisto por la Depec, y se asignaron colectivos especiales para transportar a la gente al concluir el show.

No solo el público mostró pasión pero un comportamiento pacífico. El mismo Charly, conocido antes de su recuperación por provocar desmanes en sus propios recitales, esta vez recorrió el escenario y hasta de manera cómplice ironizó con gestos. Dejó caer unas cuantas veces el micrófono con amagues de arrojar algún instrumento, actitud que los músicos de su banda celebraron divertidos.

Sobre el final del show, los organizadores permitieron abrir las vallas de contención. Cantando “Popotitos”, y luego el “Himno Nacional”, el público pudo acercarse al escenario, al cual Charly dejó y volvió ovacionado más de cinco veces antes de despedirse definitivamente.

Aunque con un anfiteatro colmado, no se registraron incidentes, y el público, con evidentes ganas de que la visita del genio no se terminara, logró desconcentrarse lentamente pasadas las 00.30.