SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS

Cultura & Espectaculo Sábado 19 de junio de 2010 
SINUOSA BIFURCACIÓN

Inés, sus árboles y sus tintas
Entre látex y tintas, pinturas pesadas livianas frasquitos y más frasquitos, la artista del método incorregible, Inés Miño, recibió a momarandu.com junto al plástico Eugenio Led en su estudio, para abrirse en íntima charla y explicar cómo con su "brazotronco" hizo vivir en su obra un jardín de caminos de luz y de sombra que hoy expone en la Cuenca del Plata.

Galería de imágenes



Otros títulos
“Doña Disparate y Bambuco” vuelve al Teatro de la Ciudad
Presentan “Derrotero y Viaje a España y Las Indias”, un libro, una historia: Ulrico Schmidl
Blues en el Río suena bien en Resistencia
Filosofía correntina en Córdoba
Mario Breuer brindacurso de gestión de producción musical
Hasta el 15 de noviembre, Colección Luis Niveiro
Los cuadros de Inés Miño se revelan en la casa académica así como el puente que une a Corrientes con Chaco a unos metros unió con líneas en "Sinuosa Bifurcación" representaciones de senderos y árboles.

Inès nació Mercedes pero volvió a Corrientes después de llenar su espíritu de mundo, de New York a España hasta enamorarse de la obra de Gaudí. Irene habla, Irene ríe. Irene dice que pinta sin pinceles. ¿Qué dice tu arte, Irene? pregunta momarandu.

"La fluidez de la materia, con un método incorregible. Ramificaciones de mi ser siempre feliz. La deshumanización del hombre, el peligro que corre la naturaleza", responde.

- ¿Cómo pintas?
- Mí método es incorregible. Tiro las tintas, muevo la obra y eso ya es parte de algo, y ese algo parte de todo derramada la pintura. Comencé a romper estructuras y hasta esto he llegado. No respeto ni los marcos, ni los pinceles y sueño con hacer muestra en el piso.

- ¿Qué pintabas?
- Empecé con árboles porque yo soy sumamente feliz. Vivo en la Recoleta -Capital Federal- y allí está lleno de árboles. Y un día vi uno caído y lo vi tan negro, no porque así lo viese, sino porque yo vi con los que sentí. Ese árbol me despertó un sentido.

- Y comenzaste a mutar...
- Pinte mucho, desde mis primeros árboles hasta mi hombre ideal, espiritual y sincero, un sabio que hace su saber al andar. Me lancé a un mar de tinta china y salieron otras muestras y luego otras... mi me gusta que la materia fluya. No creo que algún día deje de crear.

- Pero en esta muestra utilizas pinturas industriales.
- Es que usaba muchos frasquitos y realmente me cansaba entonces comencé a usa otros materiales en este encontré abrigo.

- ¿Porque fusionas los caminos con los árboles?
- Porque son manifestaciones que marcan mi vida aunque diga que intento que a mi vida no marque nada. En Barcelona sufrí que no existieran árboles -los plantan artificiales-. Esa es una ciudad de concreto. Mi mundo es mucho más colorido...

- ¿Y en Buenos Aires?
- Veo al hombre y a la naturaleza destruida. A veces preguntan ¿Inés, porqué te vistes de negro? Y es porque así me siento, contesto. Aunque mi interior desborde. Así los vi en mi primera colección.

- En España te enriqueces de otra estética...
- Viajando me enamoré de la obra de Gaudí. La salamandra es su animal, su creación, la que más me gusta.

Inés se encuentra en la capital correntina hace unos meses experimentando en el Centro Cultural Siete Corrientes.

- En concepto, ¿qué diferencia "Sinuosa Bifurcación" de "Los colores de mi alma"?
- En esa oportunidad simplemente desnude mi sentimiento en colores. Allí no había formas, solo colores que descubren estados. En Colores de mi alma fue cuando sentí quebrar y molde para liberarme al juego y fluir con la materia.

La artista dice que puede que en esta región su muestra impacta por desestructurada.

- Tus nuevas obras no tienen marcos...
- Eso también es resultado de una negación luego de que en una oportunidad en la que quise transportar una muestra al exterior y no pude limitada por esas costosas y pesadas estructuras.

- Pero antes hubo un autorretrato...
- Así es, me vi un árbol. [Inés muestra en un cuaderno una copia de ella misma con las piernas como un tronco, los brazos como ramas, su cabeza hacia un costado con los ojos vendados]

Entonces el plástico Led irrumpe en la charla y contrasta que mientras su él planifica por horas su trazo, ella derrama calor con espontaneidad. Ella luego asegura que su espíritu no es dócil, más bien lo tiene poseído de ella misma.

-Inés, ¿qué piensas del arte efímero?
- No es que de mi agrado porque mejor considero ese algo que genera en alguien que se lleve algo de lo que tengo.

- ¿Y qué piensas que dejas con tu obra en Corrientes?
- A los artistas, que miren el mundo que los rodean y que creen con lo que tengan a mano, que no se compliquen la vida. Y al resto lo mejor de mí, como siempre, pongo mi alma en juego, y que vivan que vivan, les digo, que vivan...