SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Lunes 07 de abril de 2003 
DUROS COMBATES
Tropas estounidenses habrían retomado el control de Kerbala
CERCA DE KERBALA.- Las tropas norteamericanas mataron a por lo menos 400 iraquíes en las últimas 48 horas de combates feroces y lograron asumir el control de Kerbala, en el centro de Irak, dijo ayer un vocero militar estadounidense.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
"Me siento miserable después de haber visto las tropas norteamericanas en el centro de Bagdad"
Combates en la capital por el control de palacios presidenciales
Atacaron el vehículo en que viajaba el embajador ruso
Alumnas de establecimientos locales convocan a una marcha contra la guerra
Una oleada de bombardeos de gran intensidad sacude Bagdad
"La segunda brigada atacó a las fuerzas paramilitares iraquíes, derrotándolas, y asumió el control de la ciudad", santa para los chiitas y de importancia estratégica, dijo el mayor Hugh Cate, vocero de la 101a. División Aerotransportada.

Según el vocero, las tropas estadounidenses enfrentaron la tenaz resistencia de 500 combatientes paramilitares fieles al presidente Saddam Hussein, de los cuales menos de 100 fueron capturados y el resto murió en los combates.

Avanzando barrio por barrio, las tropas de Estados Unidos entraron en el centro de la ciudad santa tras sostener duras batallas con paramilitares iraquíes, que amenazan las líneas de abastecimiento hacia Bagdad.

En medio de un calor abrasador, los tanques del ejército de Estados Unidos se movilizaban por las polvorientas calles y los helicópteros de reconocimiento pasaban a poca distancia de los tejados, identificando las posiciones de los francotiradores.

En tierra, las tropas se cubrían en puertas y muros mientras pasaban cerca de cadáveres de iraquíes, algunos destrozados por el fuego de artillería, en el centro de la ciudad.