SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Sábado 08 de noviembre de 2003 
Colaboraciones
Aclaraciones para un verano calentón
(Por José Repiso Moyano, Escritor español.). Una verdad no es algo que se tiene o que se busca, sino - ante todo - es la confirmación de lo que es.

El mito del dragón emplumado, por Martín Alvarenga
El poeta y la abeja, por Beatriz Bisio


Otros títulos
La pintura como un laboratorio de exploración
Nuevo número de la revista cultural
El reto de una antigua ilusión
La estratagema de Zalmoxis y sus variantes protefilosóficas
Francisco Madariaga en el recuerdo
Antología poética
Todo pensamiento es una opinión en cuanto tiene un origen intelectivo, una autoría; pero, una opinión puede ser además una verdad, un hecho verificado, una evidencia objetiva. A veces las opiniones no son pretendidas con una base real, lógica o moral. A veces las opiniones son el resultado de defender intereses particulares, una moda, una estrategia de fama o una estrategia de derribo por quienes les molesta la verdad.

La felicidad no depende de la actitud sólo, sino también del medio que la permite.

La normalidad no debe considerarse, siempre, como imperativo de razón; pues es la normalidad o la costumbre la que preserva prejuicios y malas soluciones. Ninguna norma debe permanecer totalmente inmóvil.

Si Jesucristo perdonaba la prostitución y todo, ¿por qué actualmente la Iglesia no perdona la homosexualidad?, ¿a qué locura o hipocresía juega?.

Hay que afirmar rotundamente ya de una vez por todas que el ser humano ha cambiado el clima. ¿Por qué? Sencillamente porque si se cambia un relieve físico-biológico, se le cambia el clima que le viene acompañado. Por ejemplo: Si en desierto del Sahara hubiera vegetación, su clima no sería desértico; si el Amazonas va desapareciendo, el clima de allí consecuentemente también. El ser humano ha cambiado indudablemente todo; y eso tiene, sí, unas consecuencias con un punto de vista o con doscientos.

La actual política económica mundial consolidará a unos países como los privilegiados en determinar y explotar económicamente a los demás.

EE.UU. jamás ha dejado su poder armamentístico, económico y mediático para hablar de libertad; así pues, tal libertad tiene su truco adherido y sólo es de dominio, de control, o del tipo napoleónico. Hay miles de marginados, de indígenas, etc., que esperan su turno para hablar de la libertad.

En la mayoría de los medios de comunicación sólo sale el protagonismo de poder de los países ricos.

Los poderosos hablan de su sufrimiento y de su bondad - como cualquier tonto también, ¿cómo no?, todos los tienen -; pero hay millones de seres humanos con cien veces más de sufrimiento y de bondad que no tienen su peso específico o su reflejo en los poderosos medios de comunicación.

Al ser humano que no interesa al poder - y conviviendo en el marco de la ley - más se le pisotearán sus derechos - proporcionalmente a la intolerancia disimulada del poder - a lo largo de su vida, como puede ser mi caso o cualquier otro.

Con juego limpio - con un sueldo o poco más dignamente - jamás nadie se hace multimillonario.