SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Sábado 08 de noviembre de 2003 
LIbros
Los hombres pájaros
(Por José Geraldo Neres*). Este texto presenta e invita para la lectura del libro de poemas "Los Hombres Pájaros" de Abilio Terra Junior, editora Cámara Brasileña de Jóvenes Escritores, septiembre de 2002.

Otros títulos
La pintura como un laboratorio de exploración
Nuevo número de la revista cultural
El reto de una antigua ilusión
La estratagema de Zalmoxis y sus variantes protefilosóficas
Aclaraciones para un verano calentón
Francisco Madariaga en el recuerdo
...deambular por Minas en la búsqueda del hombre sin nombre, de los símbolos y los ríos de primavera. Abílio traduce la sombra, el universo de costumbres, la vida en un hilo. Ahora el ángel es mortal!. Conoce el gusto del café, la niña y su pan, las risas de estudiantes, colas de cometas!

Así, buceo en la oscuridad. Escribo cada letra de su nombre en miradas verdes, en la arena húmeda, en la danza púrpura, y en el cáliz ácido del vino latino. Hombre sin velo, sus pequeños pasos en la curva convexa, en las ecuaciones de tiempo completo. Pocas palabras. Soy yo con mi sombra y ni ella percibe mi presencia. En el silencio moderno, sacerdotes celebran rituales: - Oh, Apollo! - Pido poesía, la luz de la cura en la piedra dolorida. Ella sonreía un perfume de fuego chamán. En el camino galopaba el horizonte/vientre/sudor/sangre única de los hombres pájaros. - Gigantes adormecidos y vigilantes - Poeta de la madrugada de errores y aciertos, de imágenes y ventanas de viento. Silencio! Un perrito se echa, y pasea la calle sin tonos.

Traigo emociones a físicos invisibles. Rapunzel ve de la ventana la bebida de los vampiros-grillos. Quiénes son los pecadores? Nosferatu? Pequeños dioses hambrientos de cuerpos!... Marte atraviesa el cielo de perplejas bocas. Entonces; el contador de historias bucea sus hombres pájaros en versos y mujeres cantan fados de dolores, del alma y del cuerpo. El violín murió buscando sentido. Cierro mis ojos al sonido de la flauta. Un rostro femenino (de nombre corto, colores vivos, y de luchas) flota en mis cabellos. Sin luz, ella excita. Y yo acompaño los hombres pájaros que rompen obstáculos en baile de hojas grises, y de corte rápido. Vuelo de Abilio.

*e-mail del autor: Abilio Terra Junior marpolle@terra.com.br
Traducción: Alberto Peyrano
a Abílio Terra Junior