SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Martes 22 de marzo de 2003 
WALDEMAR WICHMAN CON MOMARANDU
“Bush, Blair y Aznar van a tener un castigo político muy grande“
Una imagen de la obstrucción del buque de guerra
(Por María Laura Riba).Así lo manifestó a momarandu.com Waldemar Wichmann, correntino, integrante de la organización pacifista Greenpeace, quien estuvo detenido en Holanda por interponerse, con el barco Rainbow Warrior, ante un buque de guerra que partía hacia Irak. Fue entrevistado en exclusiva por este medio Cuenta pormenores de su detención y da su visión del mundo. “El castigo a los agresores será muy fuerte”.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sin duda, cerca del río se está mejor. Un otoño incipiente se abre sobre la ciudad; el fresco llega y se instala en las orillas de la noche. Waldermar espera predispuesto, cordial, de tatuaje en el brazo y bermudas, sin prisa, con ese aire tranquilo que, tal vez, tengan quienes se hallan en misiones pacifistas, allá donde se los necesiten, para detener el paso de un buque de guerra si fuera preciso.

Waldemar tiene treinta y tres años y suele andar dando vueltas por diferentes partes del mundo. Ahora está en Corrientes, de vacaciones. "Aprovecho para hacer cyber activismo"-dice. Recibió a momarandu.com en su domicilio. Es dueño de “un espíritu rebelde y conciencia ecologista”, según sus propias palabras; pero además es oficial de marina recibido en la escuela naval militar. Más tarde se pasó a la marina mercante y ahora es piloto de ultramar de primera. Entonces llegó Greenpeace con sus barcos, de la mano de su amigo tucumano Daniel Razzotti, compañero de la escuela naval, quien también estuvo involucrado en una acción contra la guerra, días pasados, en España. Su primera misión fue salir en el Arctic Sunrice.

Embarcado en San Francisco, Waldemar se fue al ártico, allá por el año 2000.

Pacifista convencido, cree que cuando uno se da cuenta de que los problemas no se resuelven con violencia, todo va mucho mejor, en todos los planos de la vida. Su simple teoría es: “Yo creo que lo micro es una muestra de lo macro”, afirma y sonríe mirando el grabador que late sobre la mesa. momarandu: ¿Cuál es tu visión de la guerra?
W.W.: El tema de la guerra me da mucha tristeza, me siento muy frustrado por el hecho de que el movimiento popular, en el mundo, es tan fuerte en contra de la guerra y los líderes, que están encabezando esta guerra, están tan sordos y manejan tan bien los medios de comunicación que digo: “por Dios, son grandes maquiavelos; no dan puntada sin hilo”. Fijate como han ido cambiando los argumentos para hacer la guerra, hasta el último que ahora salen a decir, el tema de los derechos humanos, del pueblo de Irak... todo es mentira y, lamentablemente, hay mucha gente que cree eso. Cuando miro la tele me da un poquito de bronca el hecho de que sean tan agudos e inteligentes en ese sentido.

momarandu: ¿Creés que la acción popular en todo el mundo y como antes nunca se vio, en contra de la guerra, podría hacer cambiar la actitud de los Estados Unidos?
W.W.: Hasta momentos antes de que estallara la guerra, yo era muy optimista; ahora es muy difícil de pararlos. Ya hay costos de vidas humanas, o sea que no importa si muere uno o mueren diez mil, es lo mismo. El tema es que yo creo que todos estos movimientos populares están demostrando que existe un nivel de conciencia más elevado dentro de los seres humanos en este momento. Ya no nos creemos todo lo que nos dicen. Creo que hemos tomado conocimiento de la fuerza popular, creo que los líderes que encabezan esta guerra, Bush, Blair y Aznar van a tener un revés político, un castigo político muy grande. Espero que Norteamérica, Inglaterra, España, sean sancionadas, que la gente de esos países voten por otros candidatos. Espero que la humanidad, en su conjunto, aprenda. Esta vez le fue muy difícil llegar a los Estados Unidos a la guerra, fue muy difícil, tuvieron que inventar un montón de cosas, estrategias... ya no sabían qué inventar. Creo que si esto volviera a suceder en otra oportunidad, que espero que no, la oposición va a ser más grande que ahora. Estados Unidos tiene una actitud imperialista y ellos están poniendo en práctica la nueva teoría de la “guerra preventiva”, es decir: “yo creo que vos me vas a hacer daño a mí, entonces, por las dudas, te pego primero”, es una actitud muy arbitraria. La resistencia civil es lo único que puede detener la guerra. La no violencia es lo que hace la diferencia. Como activista de Greenpeace, nosotros nos oponemos a todo acto de violencia y la guerra es el mayor acto de violencia. Greenpeace nació como una organización pacifista que se convirtió en una organización pacifista ecologista. Uno de nuestros principios, de los cuales yo comparto como individuo, es “menos palabras y más acciones”, por eso es el tema de la acción directa, el bloqueo de pertrechos militares de Europa hacia el Golfo Pérsico.

momarandu: ¿Cómo te sentiste antes de salir a la misión con el Rainbow Warrior que se colocó frente a un buque de guerra en Holanda?
W.W.: Muchos de nosotros ya estamos acostumbrados a ese “David y Goliat”, de esa manera ha funcionado siempre Greenpeace y bueno, es sentir que uno se está enfrentando a una superpotencia o quien fuere, con mucho poder. Esto, a veces te llena de orgullo y a veces te hace sentir frustrado. Orgullo por el hecho de decirles “nosotros sabemos que ustedes están haciendo algo mal y acá estamos para detener eso que están haciendo mal; acá estamos para que la gente se entere de lo que están haciendo ustedes” y por otro lado es frustrante porque, imaginate, es enfrentarse a organizaciones con poder global.

momarandu: ¿De qué modo se maneja Greenpeace en este tipo de aciones?
W.W.: En primer lugar, los barcos de Greenpeace son tres: el Esperanza que es el más grande, que tiene setenta metros de slora (largo); Arctic Sunrice tiene cincuenta metros y el Rainbow Warrior tiene unos cuarenta metros de slora. Son barcos que, comparados con los buques mercantes, son barcos pequeños, pero comparados con los yates, son barcos grandes; es decir que están en las medidas intermedias. Fijate que el barco que bloqueamos en Holanda tiene aproximadamente unos doscientos treinta metros de slora, casi cinco veces el slora del Rainbow Warrior. Nosotros estamos organizados, hay campañas y todo tiene una planificación y una programación, por supuesto que, a veces, surgen protestas o acciones imprevistas, pero también respondemos a esas demandas de manera organizada. A lo que me refiero con “organización”, es que no somos kamikazes; los que tripulamos los barcos somos personal con conocimientos náuticos, entonces cuando tenemos que hacer un bloqueo de algún puerto o de algún barco, sabemos cuáles son las reglamentaciones, sabemos de meteorología, es decir, las personas que conducen los botes son conductores de botes, con certificados, pepeles... Todos nos ofrecemos para actuar; hay gente asalariada y hay gente que es voluntaria. A mí me pagan para ser el primer oficial de los barcos, eso sería como un vicecomandante, o sea jefe del departamento de cubierta, pero a mí no me pagan por el activismo; yo me convierto en activista de manera voluntaria. Personalmente siempre quiero estar en el frente, no quiero quedarme solamente en el barco coordinando la seguridad; porque también es cierto que la seguridad está ante todo, eso tiene que ver con mi función. Si hay algo que vamos a hacer parece ser demasiado arriesgado, entonces no se hace. Por supuesto que surgen imprevistos, uno nunca sabe cómo la policía va a reaccionar o que algo pueda pasar;, pero digamos que, antes de una protesta, evaluamos un poquito los riesgos. También si vemos que quienes están protestando se vuelven muy violentos o se descontrolan, nos replegamos porque la idea es protestar pacíficamente.

momarandu: ¿Cómo creeés que vive la guerra el pueblo norteamericano?
W.W.: Yo tengo amigos norteamericanos y no lo veo al pueblo norteamericano... ellos tienen una realidad distorsionada; creen lo que ven en la televisión que es palabra sagrada. En mi opinión, el pueblo estadounidense siempre ha sido manipulado de dos maneras: confort y miedo. Es decir, siempre se la ha brindado el confort y después se le ha dicho “te damos esto, pero ojo, si te portás mal te quitamos todo” y eso genera mucha angustia, mucha ansiedad, mucho miedo. Es un poco lo que nos pasó a nosotros cuando se votó a Menem por segunda vez: se votó por miedo... Con respecto a los políticos de los otros países involucrados en la guerra, pienso que lo van a pagar caro, Aznar sobre todo, porque el pueblo español está masivamente en contra de la guerra, lo mismo que los ingleses. La marcha del 15 de febrero en Londres fue una de las más grandes manifestaciones que ha tenido Blair en contra. Para millones de personas está muy claro cuáles son los verdaderos motivos de esta guerra. En nuestro país, por ejemplo, el error más grave que ha cometido Menem en su campaña presidencial, es admitir que él está a favor de la guerra. Pese a que luego lo desmientan y le quieran dar otro discurso, él ya lo dijo y eso, espero, va a incidir en su elección presidencial.

momarandu: ¿Cómo te sentís ante cada nueva misión?
W.W.: Uno siempre tiene un poquito de miedo, si uno no tuviera miedo sería una persona peligrosa. Mi rol, como oficial, es mantener la seguridad de las personas y de los materiales; me preocupo mucho por el éxito de la misión y la seguridad de las personas, entonces, a veces no me da mucho tiempo para pensar en mí; si bien yo siempre estoy en el frente con ellos, creo que existe en mí, un mecanismo de autodefensa. Me arrestaron varias veces, pero los dos arrestos “más conocidos” han sido los de agosto del año pasado en Sudáfrica cuando invadimos la única central nuclear que existe en el continente Africano, en Ciudad del Cabo y luego esta última que fue en el puerto de Holanda.

momarandu: ¿Cómo fue el trato que recibiste cuando te arrestaron?
W.W.: Y... se ponen nerviosos... finalmente los policías se ponen muy nerviosos porque ellos no están preparados; me parece que, en general, la policía no está preparada para lidiar con el stress de una situación de protesta. Fijate que la policía siempre está nerviosa y ellos no tendrían que estar nerviosos, ellos tendrían que brindarte cuidado y servirte. Creen que los que protestan son enemigos de ellos; no nos ven como pacifistas y eso, a veces me causa gracia, juega a favor de Greenpeace para la noticia; el nerviosismo de ellos genera luego una noticia mundial. Nosotros vamos con nuestra simple protesta y ellos arman un escándalo.

momarandu: ¿Cómo ves al pueblo argentino en relación a la guerra?
W.W.: La veo bien. Estoy muy contento porque creo que hay un consenso popular en relación a la no guerra... en algo, por fin, nos pusimos de acuerdo y eso ya es positivo.