SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Cultura & Espectaculo Sábado 02 de agosto de 2003 
Aníbal Maldonado
"Soy agradecido con la vida"
(Por María Laura Riba). Aníbal Maldonado, el don Fermín de la premiada película "Historias Mínimas", cuenta a Momarandu.com cómo fue su experiencia cinematográfica junto al director argentino Carlos Sorín y lo vivido en el Festival de San Sebastián.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El hombre había trasnochado y el mediodía del domingo lo sorprendió. Una actuación, la noche anterior en Paso de la Patria, lo tuvo como protagonista. Dicen que lo aplaudieron mucho. Cuentan que la gente fue agradecida y supo reconocer la buena música del chamamé. Aníbal Maldonado me recibe en su casa de colores madera y techos altos. Añá y Josefina, dos perras boxers se hacen un ovillo y mueven sus colas ante mi presencia. "Ya vengo", dice Aníbal, para regresar enseguida, de pañuelo en cuello y carpeta con recortes. Es que Maldonado, sin perseguirlo, se ha vuelto "famoso". Es que eso de salir en las tapas de diarios extranjeros y aparecer en las fotos al lado de Jesica Lange o conocer a Adolfo Aristarain, no es cosa de todos los días. De todos sus días.

Aníbal Maldonado fue elegido por Carlos Sorín para participar en la exitosa y múltiple galardonada película argentina "Historia Mínimas". Su papel fue el de don Fermín. A partir de allí todo se le hizo inolvidable. Pero al momento de definirse, él señala, "yo me definiría como músico, que me llamo Aníbal Maldonado y que toco el acordeón, que tengo un grupo musical desde hace treinta años. Que tuve la suerte de tocar al lado de mucha gente importante. Estuve al lado de Cocomarola, inclusive grabé discos con él y lo valoré mucho. También tuve el honor de tocar la misa cuando vino el Papa, tengo un rosario que me regaló el Papa y parece que eso me bendijo porque después tuve la suerte de viajar y representar a la Argentina en México, en un festival del cual participaban veinticuatro países y nosotros obtuvimos el primer premio. Eso fue en el año 1992. Desde allí me hice conocer un poco más; cuando llegué al país me recibieron de la Secretaría de Cultura de la Nación. Como músico comencé desde muy chico e integré conjuntos hasta que armé mi propio grupo. Grabé en los sellos más grandes que hay en Buenos Aires y eso lo cuento con mucha satisfacción. Comencé en un sello chico que se llama Trova, luego me contrató Music Hall, luego Microfon, luego la CBS Columbia y allí nos encontramos con Ramona Galarza y así empezamos a grabar juntos. Los dos últimos CD que grabé se llaman "Mesopotamia" y "Aníbal Maldonado – Ramona Galarza. Y después vino esto de la película".

"Historias Mínimas" le cambió el rumbo, "un día me llaman de Buenos y Aires y me dicen que querían a alguien que tocara el acordeón en una película. Entonces vinieron acá y trajeron filmadora y me filmaron de todas formas... Llevaron eso a Buenos Aires y después, desde allí, me llamaron y me dijeron "mirá acá quieren hablar con vos; tomate un avión porque ya está abierto el pasaje". Fue así como me esperaron en Aeroparque y me llevaron a una casa grande. Esa casa era la productora cinematográfica de Carlos Sorín. Luego me lo presentan y yo... ni idea de lo que pasaba... entonces él me dice "mirá te vamos a mostrar lo que te grabaron los chicos allá en tus pagos y lo que pasa es lo siguiente: no es que vas a tocar sólo el acordeón, ahora vas a trabajar como actor en la película... menos que menos entendía yo... Me dieron un guión, me dijeron "esto te lo tenés que estudiar". Yo estaba preocupado porque les decía que yo nunca había hecho una cosa de estas y Sorín me dijo "vos no te preocupés, nosotros lo encaminamos todo. Vos lo único que tenés que hacer es lo que estás haciendo ahora; sé como sos" y así nació todo". Y ese todo se convirtió en la tapa de "El diario vasco": su imagen amplia, de sombrero echado hacia atrás y mate en mano. Se hizo foto junto a Sorín y recorrió los medios y fueron las notas periodísticas a las que está empezando a acostumbrarse "recién ahora le estoy agarrando la mano a todo esto. Por ejemplo, el otro día estaba en casa y suena el teléfono y me llama un muchacho desde Buenos Aires para avisarme que dentro de un rato me iban a llamar del programa de Betty Elizalde para hacerme un reportaje. Y estuvimos una hora cuarenta hablando. Lo que yo saco en conclusión es que algo valgo".

Antes de comenzar, su papel era más pequeño y luego se amplió un poco y más tarde se hizo más grande en la repercusión obtenida, "El correntino Aníbal Maldonado, vestido de gaucho, hizo uso de la palabra en la conferencia de prensa. Habló en guaraní, luego lo tradujo y se tomó unos mates", escribió el enviado especial del diario Clarín, y Aníbal declaraba que "se ve que no lo hice tan mal porque Carlos me dijo que venga a España".

Los flashes y los aplausos lo tomaron por sorpresa, igual que la larga y ancha alfombra roja o el exclusivo hotel María Cristina donde brindó una conferencia de prensa ante doscientos treinta y ocho periodistas acreditados. Tanto halago y apretones de mano lo convenció para sentirse agradecido con la vida. Tanto encuentro con diferentes personalidades no lo inquietaron, más bien lo hicieron sentirse valioso, por eso, con ingenuidad, sin altanería, durante la fiesta de clausura del Festival de San Sebastián, en el Palacio Miramar, habló por más de diez minutos "con un caballero alto, rubio, de anteojos de marco negro. Hasta le cebó un mate que el extraño le aceptó con gusto", dijo la prensa. Sucede que Maldonado desconocía que estaba hablando o más bien intentaba hablar "porque nos entendíamos poco", con el director de cine y productor Wim Wenders.

Aníbal Maldonado, desde Carlos Sorín y después de él, desde "Historias Mínimas" y después de ella, aprendió que en la actuación no existen papeles pequeños, "en la película yo soy el correntino Fermín, hace dos años que trabajo en Santa Cruz, en un galpón de vialidad del cual soy el capataz; tengo personal mío que es de Corrientes... y ahí mirá lo que pasó: Sorín me dice que tenía unos veinte días para habituar a la gente a hablar a nuestra manera. Pero yo le dije, "mirá, acá en Corrientes hay gente que hace veinticinco años que vive y todavía no se habitúa a nuestro lenguaje", entonces se llevó gente de Corrientes. Así se llevó gente de una agrupación gauchesca de Paso de la Patria...bueno, mi personaje, don Fermín, se encuentra con don Justo, que es Antonio Benedictis, que andaba buscando un perro que se le había perdido y ese hombre hizo tanto y tanto anduvo para ver si lo encontraba que recorría kilómetros y kilómetros... hasta que llega a mi galpón. Allí lo atiendo yo y le consigo el perro. Ese es mi papel". Sin embargo, él no puede olvidar que sigue siendo músico y comenta orgulloso que "en la película hay dos composiciones del último compacto mío y eso... ahí coronó todo... yo ni soñaba esto nunca en la vida... uno de los temas se titula "Levantando el avispero", un chamamecito derecho, bien correntino y el otro es "Gaucho sin guaina"... es un motivo de orgullo".

Luego, casi con picardía, cuenta que "Carlos Sorín es una persona extraordinaria, macanudísima, es muy compinche. En la filmación él me decía "tomá, leé esto y hacé esto". Y pasaba que yo me equivocaba todo, pero esa equivocación es la que vale en la película, la que él rescató".

A la hora de hablar del futuro, afirma feliz que "la propuesta que tengo concreta es con el director de cine correntino Camilo Gómez, para filmar "El señor de los pájaros". Comenzamos en octubre y se filma en los Esteros del Iberá y parte de Mercedes". Luego se refriega las manos y dice "nunca me imaginé ser actor y también me pongo a pensar que con la cantidad de músicos que hay, se hayan fijado en mí, me produce una satisfacción muy grande".

"Me gustaría que la cultura sea más considerada"

Pero no todo es de ensueño para él. Aníbal Maldonado no se siente reconocido por las autoridades culturales, "acá, en Corrientes no me consideran. Tuve problemas para poder viajar a San Sebastián porque hay gente que se equivoca o muchas veces no sabe. La cultura no está bien manejada, falta muchísimo porque Corrientes, justamente, es una de las provincias que más tiene y no puede ser que otra provincia que menos tiene, venga y se adelante a nosotros. Y yo eso lo sé. Hay provincias que están arañando de todos lados para juntar cosas en su haber cultural y sin embargo, nosotros no tenemos necesidad de arañar. Nosotros tenemos todo. Yo quisiera saber si la gente que está manejando la cultura sabe que en Europa se usa, por ejemplo, las bombachas de gaucho, que las usan las mujeres, igual que nuestros ponchos... están interesadísimos en lo nuestro, pero acá estamos muy quedados. Cuando tuve el problema, en ese momento, en Cultura estaba la señora Elena Paparo de Torres... un desastre... no tienen la más mínima noción de lo que es la promoción de la cultura. Nunca me dijeron el porqué no me querían mandar a San Sebastián... hasta llego a creer que es por cierto egoísmo... Ellos, Torres y su mujer, como conductores de la cultura correntina fueron muy buenos odontólogos. Acá está faltando que se den cuenta de que hay que aprovechar la oportunidad que tiene Corrientes, que tiene una proyección increíble en el exterior. La situación que se planteó cuando yo me encadené, salió en España y lo supieron antes de que yo viajara. Estaban muy interesados en lo que pasaba; en la prensa de San Sebastián decían "un integrante de la película "Historias Mínimas" se encuentra encadenado en la gobernación de Corrientes, de la cual es personal, porque no le dan permiso para participar de nuestro festival". Cuando llegué a San Sebastián estaban todos enterados de que era yo quien había estado encadenado porque no me dejaban concurrir y eso no tiene que pasar más. Cuando regresé, hasta el día de la fecha, nadie me recibió ni me preguntaron cómo me fue ni me dijeron hola. El apoyo de la gente y de los medios es lo que más valoro. No es que me lastime que no me hayan reconocido... no... por favor... sólo digo que me gustaría que la cultura sea más considerada".

Y al final, cuando el mediodía ya nos había pasado y un aroma a comida casera se asomaba en la sala, Maldonado sonrió y se preguntó "¿músico o actor?, cualquiera de los dos, pero representante de Corrientes. En cualquier lado, pero representar a mi tierra".