SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Politica Mundo Jueves 28 de febrero de 2008 
Sarkozy busca liberar rehén de la FARC
El presidente de Francia Nicolás Sarkozy, se ofreció a ir personalmente a la frontera colombo-venezolana a recibir a Ingrid Betancourt, cuyo estado de salud parece haberse deteriorado.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Colombia: llegada de venezolanos complica el posconflicto
Voto voluntario en Chile y baja concurrencia a las urnas
Piñera y Guillier van al balotaje
Piñera ¿alcanzará la victoria en primera vuelta?
Se estrella el dirigible más grande del mundo
"Digo, de manera rotunda, que iré personalmente con el presidente Chávez -si él así lo desea- a la frontera entre Venezuela y Colombia para recoger a Ingrid Betancourt si esa es la condición que exigen las FARC" dijo Sarkozy en Sudáfrica, donde se encuentra en visita oficial.

Este miércoles, los secuestrados liberados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia advirtieron que el estado de salud de la ex candidata presidencial colombiana, aún en poder de los rebeldes, es precario.

"En diciembre (...) pedí al jefe de las FARC que liberara a los rehenes. Ahora seis de ellos han sido liberados y retornaron a la vida. Agradezco a las FARC por eso. También pedí por nuestar compatriota, Ingrid Betancourt y hoy renuevo ese pedido", insistió Sarkozy.

El ex congresista Luis Eladio Pérez, uno de los liberados, dijo en declaraciones a medios colombianos, que Betancourt, quien también tiene nacionalidad francesa, "está muy maltratada por la guerrilla; eso hay que decírselo al mundo".

La guerrilla se ha ensañado contra Ingrid Betancourt y está en unas condiciones infrahumanas, rodeada de personajes que no le han hecho para nada la vida agradable para ella".

Entretanto, la también ex congresista Gloria Polanco declaró al llegar a la capital de Venezuela poco después de ser liberada: "Como mujer, como madre, mando un mensaje a Ingrid Betancourt que ha quedado en la selva muy enferma".

El presidente venezolano, Hugo Chávez, por su parte, le pidió al jefe de las FARC, Manuel Marulanda Vélez, trasladar a Betancourt de su actual sitio de reclusión a una ubicación más segura.

Las FARC, sin embargo, advirtieron que no habrá más liberaciones unilaterales de rehenes hasta tanto el gobierno del presidente colombiano, Álvaro Uribe, no desmilitarice dos pueblos del suroeste del país.

La información la dio a conocer Radio Caracol, que recibió el comunicado del grupo insurgente, poco después de que se anunciara la entrega de los ex legisladores secuestrados, Gloria Polanco de Lozada, Orlando Beltrán Cuéllar, Luis Eladio Pérez y Jorge Eduardo Géchem Turbay a las autoridades venezolanas y la Cruz Roja Internacional.

En el documento, las FARC insisten en varias ocasiones en que el proceso de libertad se debe a los esfuerzos de Chávez y la senadora colombiana de oposición Piedad Córdoba.

"Esta liberación es la más contundente manifestación de que puede más la humanidad que la intransigencia", dice el comunicado en clara referencia al gobierno colombiano.

El grupo insurgente también explica que ahora es Bogotá el que debe actuar para despejar los poblados de Pradera y Florida durante 45 días, tiempo y lugar que se utilizará para pactar con el gobierno el canje de guerrilleros presos en las cárceles por más secuestrados.

Los cuatro rehenes que recuperaron su libertad llegaron a Caracas donde se reunieron con Chávez en el Palacio Presidencial de Miraflores, en un encuentro a puerta cerrada.

La delegada del Comité Internacional de la Cruz Roja Bárbara Hintermann anunció a los medios de comunicación que los cuatro rehenes "están en un estado de salud que les permite viajar".

Hintermann dijo esto en referencia a las preocupaciones que existían por el estado de salud de Jorge Eduardo Géchem, quien en una carta que le envió a su esposa y sus hijos decía que durante el cautiverio había sufrido cinco preinfartos y una úlcera sangrante.

El vocero del Departamento de Estado de EE.UU. Tom Casey indicó su complacencia con la liberación de los rehenes el miércoles, pero censuró el hecho que las FARC aún tengan en su poder a otros secuestrados.

Las cuatro liberaciones de este miércoles se suman a las otras dos que a principio de año realizara las FARC en coordinación con Caracas.

Gloria Polanco Lozada fue secuestrada junto a sus dos hijos el 26 de julio de 2006 cuando ejercía el cargo de congresista para el departamento de Huila (en el suroeste de Colombia).

Tres años más tarde, su esposo -asesinado poco después en una emboscada- pagó una fuerte suma para liberar a los descendientes de la pareja, Juan Sebastián y Jaime Felipe.

El segundo liberado, Luis Eladio Pérez, era senador cuando el 10 de junio de 2001 fue secuestrado. Antes había ejercido de concejal, gobernador del departamento de Nariño y diplomático.

Las últimas pruebas de vida antes de su entrega fueron publicadas el pasado 30 de noviembre cuando el gobierno colombiano emitió unas imágenes donde aparece en medio de la selva.

Orlando Beltrán perdió su libertad el 28 de agosto de 2001 en un poblado del departamento de Huila donde era representante de la Cámara.

Durante los casi siete años que estuvo secuestrado, sus familiares tuvieron en tres oportunidades noticias de él. Dos de ellas fue con una carta y una a través de un video.

Jorge Eduardo Géchem, el último senador en ser liberado, fue secuestrado el 20 de febrero de 2002 cuando unos insurgentes obligaron aterrizar en una carretera de Huila al avión de la compañía Aires en el que viajaba.

Este hecho fue el detonante para que el proceso de paz iniciado por el entonces presidente Andrés Pastrana viera su fin.

Las FARC han venido insistiendo en la liberación de cientos de guerrilleros presos en las cárceles, como parte de un acuerdo humanitario, a cambio de entregar a los secuestrados que siguen en su poder.

El ministro colombiano de Defensa, Juan Manuel Santos, dijo el miércoles que las FARC estaban utilizando el llamado al diálogo como una estrategia para ganar espacio político y desacreditar al gobierno.

Según informa desde Bogotá el periodista Hernado Salazar, aunque las FARC dijeron que no habrá más gestos unilaterales hasta que Bogotá desmilitarice dos municipios, Uribe insistió en que esa agrupación continúe con las liberaciones.

A su vez, según Salazar, agradeció las gestiones de Chávez y Córdoba.

No obstante, el corresponsal de la BBC en Colombia, Jeremy McDermott, dice que Uribe no estaría satisfecho de que Chávez se lleve el reconocimiento nacional e internacional por la liberación de los cautivos a pesar de que el mandatario colombiano canceló en noviembre pasado el papel de mediador asignado a su homólogo venezolano.

McDermott indicó que con la liberación de este grupo de secuestrados, aumentará la presión sobre Uribe para que ofrezca concesiones a las FARC.

En opinión del periodista, a pesar de que la liberación de los cautivos ha sido recibida con parabienes, la posición de las partes parece tan irreconciliable como siempre.